16 de enero de 2018

merluza verde (que no salsa verde)

  Esta receta es de mi madre y a mí me chifla, ¡está buenísima!!! suele hacerla con merluza pero también vendría genial para bacalao, por ejemplo. Las dos coincidimos en que la mayoría de los platos tienen que tener bien de salsa, y no ese chorrito que te echan por encima en algunos sitios...mi madre se pone negra cuando ve eso...jjjjj. Hay que untar y para eso hace falta salsa. Es un plato muy sencillo y delicioso y creemos que es ideal para los niños, más en lomos que no suele tener espinas y las pocas que tenga las podéis quitar facilmente antes de cocinarla.



Para 4 raciones:
-merluza en lomos o como más os guste
-caldo de pescado (cabeza y espinas con un casco de cebolla, 1 hoja de laurel, un diente de ajo y dos bolitas de pimienta) 
-1 patata pequeña
-2 cebollas medianas
-2 dientes de ajo
-1 puñado de perejil
-sal y pimienta
-aceite de oliva virgen extra, mejor si usáis de Encinas de Montequinto
opcional acompañamientos: huevo duro, arroz, langostinos o nada...al gusto.

Hacemos el caldo con todos los ingredientes que os puse arriba y la patata pelada y partida en trozos, unos 15 minutos cociendo, hasta que la patata esté bien cocida, y dejamos en reposo. No echamos agua de más, calculamos la salsa que queramos obtener para que sea más concentrada.
  En una sartén con un chorrito de aceite se sellan los trozos de merluza y la reservamos en un plato.
 Sofreímos las dos cebollas bien picadas con sal y pimienta y cuando vayan cogiendo color añadimos los ajos picados y rehogamos hasta que la cebolla esté más pochada. En ese momento añadimos el perejil y el caldo colado del pescado y la patata cocida. Lo batimos, se echa por encima de la merluza y damos un pequeño hervor para que coja sabor todo junto (como un par de minutos, aprox). Rectificamos de sal y ya está :).


  ¡Ya me diréis si os gusta!, hasta la próxima..:))))



10 de enero de 2018

muffins de cacao, plátano y yogur

Hay una bloguera, Cris, que publica unas cosas en su blog para morirse de ricas, y suelen llevar chocolate, así que la lista de recetas pendientes que tengo gracias a ella, es ya infinita. :).
  Estos muffins están muy ricos y son ideales para dar salida a los plátanos que se nos van quedando en el frutero. Es la fruta que más rápido se pone pocha, ¿por qué? no lo sé, ¿alguien lo sabe?. Que nos lo diga.




Ingredientes (me salieron 7): entre paréntesis os pongo mis cambios

-2 plátanos maduros
-120 gr de azúcar moreno ( puse panela)
-40 ml de aceite de girasol (puse de oliva virgen extra, de Encinas de Montequinto, quedan suaves de sabor así que repetiré siempre con virgen extra )
-1 huevo L
-1 yogur griego (valdría uno normal, pero queda más jugoso con el griego)
-1 cucharadita de vainilla líquida
-30 gr de cacao puro en polvo
-150 gr de harina normal
-1/2 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de bicarbonato
-1 pizca de sal
-100 gr de pepitas de chocolate (al gusto , las mías eran con leche)




 Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.
 Machacamos los plátanos con el azúcar moreno o panela en mi caso, si quedan trocitos da igual, mejor, así se notan (en la foto que hay justo encima de éstas líneas se ve algún trocito, ¿lo véis?).Añadimos todos los ingredientes húmedos: yogur, aceite, vainilla, y removemos hasta que esté bien integrado todo.
  En otro bol ponemos todos los ingredientes secos tamizados  y las pepitas de choco, guardando unas pocas para poner por encima de los muffins,y lo añadimos a los líquidos, y OJO! ahora viene el paso más importante para conseguir unos muffins tiernos y esponjosos y no unos gomosos y raros, para ello hay que mezclar muy poco, aunque queden restos de harina, da igual, no dar más de 8 vueltas y suaves, es la regla de todo muffin :)))
 Lo vertemos sobre el molde elegido, yo uso flaneras que a su vez llevan papel de magdalena, y horneo 20 minutos a 180º calor arriba y abajo.




Mi aceite decabecera :))). Por cierto, menudo frío, ¿no?.A los que os guste la nieve estáis de suerte (luego dice el espabilado de Trump que el cambio climático no existe...ejem..)

Los que aún no seáis consumidores de panela, os animo a probarla!

3 de enero de 2018

tronco de turrón y mi navidad en general este año...

¡¡Feliz año nuevo!!!!. ¿Qué tal han ido las fiestas?. Espero que muy bien y que no hayáis tenido muchos empachos :). Este año por primera vez he sido anfitriona el día de navidad y he repetido el tronco navideño de otras veces pero renovado, con mascarpone y turrón; el resultado me ha encantado así que os lo enseño junto con alguna imagen más que resumen estos días de excesos...


los bajoplatos de cartulina roja con reborde, otro trabajo navideño 'low cost' que queda muy resultón :)

me gusta que haya variedad de panes, el de maíz sobre todo, y que cada uno coma el que más le guste..

aquí se ven todos los entrantes: jamón, vasito de tartar de salmón, paté de centollo y volovanes rellenos de pasta de mascarpone con anchoas (este gustó muchísimo)

almejas de carril, tenían un tamaño considerable :)

el plato principal fue merluza rellena de marisco (con este plato siempre quedaréis bien, aunque tengo que aprender a hacer las bolas más pequeñas, llena mucho, jaja)
el lechazo de año nuevo de mi madre que no puede faltar :)
tostas de foie con puré de mango (presentados un poco rústicos pero no todo van a ser pijeces jaja)

vasitos variados de aperitivo: crema de patata y puerro con pulpo// crema de setas con mascarpone y parmesano/ otra vez el tartar de salmón (este año me está dando por repetirlo allá donde voy..). Las recetas las tenéis en el blog de Mj cooking
este fué el solomillo en hojaldre de nochebuena, el plato principal

Y ahora vamos con el tronco navideño..me voy a quedar con esta receta para siempre, fué un poco a ojo y con ingredientes de aprovechamiento pero apunté corriendo las cantidades por si el resultado salía rico y así fué así que aquí queda registrado :)



Ingredientes para la plancha de bizcocho:
-4 huevos
-120 gr de azúcar
-120 gr de harina

Relleno:
-media tableta de turrón blando
-1 cucharada generosa de mascarpone
-1 brick pequeño (200 ml) nata para montar
-azúcar al gusto 

Para untar encima del tronco: un poco de almíbar de las tostadas de navidad (torrijas) (agua, azúcar y canela) y un poco de crema de cacao (en punto salteados)

Cubierta:
-resto de la tarrina de mascarpone
-100 gr de chocolate blanco
-2 cucharadas de crema de cacao (casera o de la marca que os guste)

Lo primero la plancha de bizcocho:
Precalentamos el horno a 170º calor arriba y abajo, 10 minutos.
 Batimos las  yemas con el azúcar hasta que aumente de volumen y blanqueé. Por otro lado montamos a punto de nieve las claras. Añadimos estas a la mezcla de yemas y azúcar con movimientos envolventes para que no se baje.Forramos una bandeja de horno con papel de horno y extendemos la mezcla por toda la superficie. Hornearemos a 170º hasta que esté ligeramente dorado por arriba, unos 8 minutos (hay que controlar, puede ser algo más).

Una vez fuera del horno quitamos con cuidado el papel de horno y si no vamos a rellenarlo de inmediato, ponemos un trapo húmedo encima y lo enrollamos tal cual.

El relleno: montamos la nata, añadimos el turrón desmigado y el mascarpone y damos una batida. Probamos de dulzor por si hace falta azúcar, yo eché creo recordar un par de cucharadas. Ponemos la crema de cacao repartida por el tronco, rellenamos con la mezcla y enrollamos. Ahora cortamos dos porciones para dar forma de tronco, una se la ponemos por arriba y la otra en un costado (o como más nos guste).
  
La cubierta: derretimos el chocolate blanco en el microondas en intervalos de 30 sg para que no se queme.  Una vez derretido por completo mezclamos con el resto de ingredientes y cubrimos. A la nevera, gana con las horas pero así recién hecho también riquísimo. No dejéis de probarlo.



Y nada más, con estos cielos navideños me despido y me voy a hacer el roscón :). Deseo un 2018 maravilloso para todos. Ildefonso, si me estás leyendo, me acuerdo mucho de ti, te mando un abrazo y un beso.

11 de diciembre de 2017

adornos caseros para las fiestas y un paseo por los mercados navideños de Toulouse,Carcassone y Bayonne

A veces no me apetece nada poner el árbol de navidad (tan grande y con el rollo de las luces enmarañadas de la navidad anterior y, dos perros que seguramente se lo comerían y/o mearían) y busco alternativas para decorar un poco la casa de manera sencilla y con materiales baratos, que podemos encontrar por casa y en el bosque.No hace falta más.
  Por otro lado os cuento que este puente estuvimos de viaje en busca de mercados navideños (me encantan) y por supuesto visitando ciudades preciosas.

 Empezamos por los adornos caseros..

Árbol con ramas:
Basta con coger cualquier rama que nos guste (no las arranquéis, hay un montón por los bosques e incluso por la ciudad, más si por donde vivís pasa la ciclogénis explosiva 'Ana':)) y meterla en un jarrón que tengáis por casa. Los adornos ya son a vuestro gusto, yo lo he hecho con los unos huevos muy bonitos que tenía pero podéis colgar las clásicas bolas, cartones recortados en forma de estrella, galletas con un agujero y un lazo...etc


lo dejé muy sencillo pero podéis usar la  cantidad de ramas y adornos que queráis


Miniarbolito de pino:
En liencres cogí unas pocas ramas de pino que encontré y como en el árbol anterior, tan sólo hay que meterlas en un jarrón, colocándolas con un poco de gracia y adornar al gusto, pero eso sí, con adornos que no pesen o las ramas se hundirán.



Cesta de piñas:
Sólo necesitamos unas cuantas piñas (que se pueden pintar de dorado o plata pero a mí me gusta dejarlas naturales), flor de pascua sintética de años anteriores que tengamos estropeadas y no nos de pena cortar las flores de las hojas) y una cesta de mimbre (si no tenéis cesta de mimbre también queda muy bien utilizar una caja de zapatos forrada con arpillera o tela de saco). Y el proceso es tan fácil como ir colocando las piñas como más nos gusten y entre medias ir poniedo hojas y flores, no requiere más :)



Servilleteros de cartón:
 necesitaremos cartón, lazo, un lápiz, cortadores de galletas (o nada si los hacemos a ojo) y rotulador del color que más os guste, usé rojo.
   Con un cortador de galletas o la tapa redonda de un bote pequeño (según la forma que les queráis dar) sobre un cartón, dibujo el contorno, recorto y hago dos agujeros con la punta del lápiz (mucho mejor que con tijera), meto el lazo, pinto el reborde de color rojo y luego pongo los nombres de cada persona que vaya a sentarse en la mesa. Hay muchas opciones, otros los hice con papel decorativo blanco de recortes que tenía de otras cosas, y unas ramitas naturales o palos de canela. Imaginación al poder.




¡Y ahora vamos con el viaje!. Me encanta viajar por Europa siempre pero más si cabe en navidad porque está todo precioso y tiene un encanto especial.
  Nuestra primera parada fué  Toulousse (la ciudad rosa, llamada así por la tonalidad de los ladrillos de terracota de sus edificios)

nos adentramos en el mercado por la tarde
vainilla en todas sus formas posibles :)
lo que estaba bebiendo es un vin chaud (vino caliente con especias y licor) y me sentó como un tiro, creo que no lo volveré a pedir en la vida jaja

panes de especias y mieles como si no hubiera un mañana
macarons a tope
mmmm especiasssss, curry!!
dulces y más dulces
los hombrecitos de jengibre tan navideños
mazapanes y golosinas
tarros de crema de cacao en todas las versiones (con frutas, especias, licores, etc etc)
tentaciones de chocolate
puesto de pan de especias de todas las formas y tamaños :) el que más me gustó fué el de higos



la lavanda es parte importante de esta ciudad
el mercado lo ponen en la plaza del capitolio


el mercado de noche





 El mercado de abastos al que entramos también me gustó mucho..





la salchicha de Toulouse eternamente larga, te parten lo que quieras








siempre tengo que salir del mercado con algo en la mano...jjaja

 ¿ Y qué decir de la ciudad en sí? que es preciosa  y que no deberíais perdérosla!


el jardín japonés



El Garona









en las galerías Lafayete, en la última planta, hay unas vistas de toda la ciudad muy chulas así que ya sabéis..







Por la noche nos coincidió que el mercado Victor Hugo trasformaba sus puestos de venta habituales en pequeñas bodegas..
















bocadillitos de foie








en el centro el mercado Victor Hugo


CARCASSONE, una ciudad medieval perfectamente conservada. La ciudad se divide en la cité (que sería el casco antiguo donde está la parte medieval) y la bastide, la parte nueva de la ciudad.
  Toda la cité queda protegida bajo una doble muralla cuyo acceso queda abierto a través de sus imponentes murallas.

















Canal Su Midi


el mercado navideño iluminado al atardecer




 Cerca había unas ferias en las que todo era de temática navideña..





Y estas fotos son de una tienda que encontré en una calle de la bastide y que me enamoró, es la cafetería más bonita que he visto sin contar una de Praga que me encantó (están igualadas :))






BAYONNE











Y nada más, espero que os haya gustado y ojalá el próximo puente de diciembre siga recorriendo bonitos mercados navideños (Dresden tal vez??) :).